Correr es sano, mejoras tu rendimiento físico, mejoras los niveles de colesterol y ayudas a mantener un peso saludable, pero dicho todo esto, también deberemos tener cuidado y seguir unas pautas para evitar lesiones como la conocida rodilla de corredor.

Te dejamos unos consejos básicos que minimizaran el riesgo de padecer rodilla de corredor.

  • Un precalentamiento con elongaciones es primordial antes de realizar una carrera, dado que se ejercerá mucha presión sobre las rodillas.
  • Elongaciones al terminar una carrera. Los conocidos estiramientos al final de carrera son fundamentales para que el musculo vuelva a su situación normal y evitar cualquier tipo de lesión.
  • Controlar el peso. Si tu peso es muy elevado esto aumentara la tensión y presión sobre las rodillas en cada una de las zancadas. Mantener un peso adecuado es primordial.
  • Tu salud no tiene precio, por esa razón te aconsejamos no escatimar en gastos para la adquisición de unas buenas zapatillas adaptadas a tu peso, pie y pisada.Con ello no queremos decirte que tienes que comprar lo más caro, sino lo mejor para tu salud.
  • Un maratoniano no se forja en un día y un corredor de 10km tampoco. Si empiezas en el mundo de las carreras debes tomarlo con filosofía e ir poco a poco aumentando la carga de trabajo y las distancias. Este proceso ira endureciendo los músculos y otorgándole la flexibilidad necesaria para alcanzar tus metas futuras.
Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *